¡El escritor Ibon Martin nos ha visitado en el colegio!

Conocer al autor del libro que tienes entre manos no es algo habitual… Por eso, nuestros alumnos y alumnas recordarán con especial cariño el día de ayer, y es que, tuvieron la oportunidad de conocer y conversar con el escritor Ibon Martin. 

Tras leer su obra “Onin y la fiesta de las ballenas”, recibieron la visita de Ibon con muchísima ilusión. Le hicieron un montón de preguntas sobre su trabajo y sobre este libro, y se lo pasaron ¡en grande!

Mil gracias Ibon por la visita y por ayudarnos, a través de experiencias como esta, a impulsar el gusto por la lectura entre nuestros alumnos y alumnas. Este tipo de experiencias son realmente enriquecedoras. Por suerte, ¡no va a ser la única sorpresa del mes de diciembre! El día 15 nos van a visitar la ilustradora Patricia Perez y el escritor Julio Santos, creadores de la colección Txano y Oscar. 

Las familias hablan sobre nuestro proyecto.

Esta vez, las y los protagonistas van a ser las familias. Gracias por compartir vuestra visión y sensaciones, por la confianza depositada y por ser los mejores compañeros de viaje en el crecimiento de vuestros hijos e hijas.

En Jesuitak Donostia tenemos mucho que contar ¡Acércate a nuestras jornadas de puertas abiertas!

El momento de elegir el colegio de vuestros hijos e hijas es un momento importante… ¿Quieres conocer nuestro proyecto?

Seguimos transformándonos, construyendo un modelo pedagógico propio y queremos compartirlo contigo.

Acércate a nuestras jornadas de puertas abiertas para conocer más sobre nuestro modelo de aprendizaje desde los 2 a los 18 años, visitar nuestros espacios y resolver todas tus dudas.

La primera jornada de puertas abiertas será el miércoles 23 de noviembre y y la segunda el próximo año, el 11 de enero. Ambas serán a las 17:00 horas en la sala de Da Vinci de Primaria.

¡Te esperamos!

Día Mundial del Refugiado – Proyecto Change

Hoy, 20 de junio, se celebra el Día Internacional del Refugiado. Por ello, queremos destacar el trabajo realizado hace unas semanas por los alumnos y alumnas de 1º bachillerato en el marco del proyecto Change que han trabajado en clase.

El proyecto Change que se desarrolla durante el Bachillerato, analiza la diversidad cultural profundizando en sus causas y proponiendo iniciativas para construir una sociedad más justa, más humana e intercultural. Este año ha sido un proyecto de colaboración entre las asignaturas de idiomas, filosofía y religión, abordando la realidad de los inmigrantes y refugiados.

Los alumnos y alumnas de 1º de Bachillerato, junto con Fundación ALBOAN y SJM, trabajaron esta reflexión a través de una carta. En ella se trató de poner de manifiesto las dificultades de acceso a la vivienda de las familias inmigrantes, teniendo en cuenta el comportamiento y los prejuicios de las personas a la hora de elegir a los inquilinos y con el objetivo de ponerles en la piel de las personas que han tenido que abandonar su país.

Aquí, la carta de una de nuestras alumnas como ejemplo:

Estimados padres,

Soy María, os escribo esta carta por el alquiler del piso. Sé que tenéis dos opciones, una familia donostiarra y otra familia Siria. Creo que a la hora de elegir a la familia yo también puedo aportar algo. Por ello, he decidido escribiros esta carta. Yo sé que las dos familias son distintas. La familia siria tiene su origen en otro país, lo que dificultará que encuentren una casa en San Sebastián. Están reconstruyendo su vida, empiezan de cero en San Sebastián.

Respecto a la adaptación de la casa, debéis ser objetivos con ambas familias. Como sabéis, los seres humanos somos subjetivos y tenemos prejuicios a la hora de elegir a las personas. Sin embargo, muchas veces la apariencia no se corresponde con el carácter de la persona. Os pediría que intentarais conocer bien a la familia siria, no conocemos su historia ni la vida que tenían antes, y como sabéis en este país están viviendo una situación difícil. Yo creo que les ha llegado la hora de conseguir protección y estar a gusto en un sitio. Es más, la familia Siria no tiene aquí al resto de su familia, ni a sus amigos. Están solos y en estos momentos me parece que es imprescindible ofrecerles ayuda. Si una familia se escapa de su país de origen, puede ser una muestra de los peligros que están viviendo. Además, como todas las personas, tienen los mismos derechos de protección y de vida en este país.

Es innegable que ambas familias deben tener las mismas oportunidades. Sin embargo, diría que a la familia siria en San Sebastián le ofrecen menos oportunidades, porque en nuestra sociedad hay muchos prejuicios y es racista. Por lo tanto, a la familia siria le será más difícil encontrar otro lugar de residencia que a la familia donostiarra. Ellos han venido a San Sebastián a buscar nuevas oportunidades, han venido a rehacer su vida, están en una situación muy difícil y agradecerían mucho encontrar una familia que les ofrezca ayuda y alojamiento.
No creo que sea justo excluir directamente a las personas por haber nacido en otro lugar (teniendo en cuenta que las personas no podemos elegir dónde nacemos), por tener distinto color de piel, por tener diferente religión, por tener diferente cultura o por tener un lenguaje diferente, porque no las definen. Las personas somos múltiples, diferentes e irrepetibles.

Además, conocer la historia de esta familia y su vida puede enriquecer la nuestra, conocer cosas nuevas, nuevas realidades. Nuestra realidad es muy buena en comparación con otros países. Creo que nuestra realidad es más fácil, porque en nuestra vida las cosas son más fáciles. Podemos ayudar a esta familia a vivir nuestra realidad, a tener nuestros recursos y a conocer San Sebastián. Podemos guiarles por la ciudad y enseñarles los hábitos de nuestra cultura. Yo creo que lo agradecerían mucho. Además de darles la casa, intentar ayudarles y ayudarles a sentirse cómodos no sólo en el piso, sino también en Donostia.

Espero que a la hora de tomar la decisión se tenga en cuenta lo dicho y lo comentado, y que la familia Siria tenga esta oportunidad única.

Gracias, Ama y Aita.

Grito contra la guerra

Los alumnos y alumnas de 2º de la ESO están están analizando la situación que se está viviendo en Ucrania en diferentes asignaturas. Además de trabajarlo como tema sociopolítico, también han trabajado el aspecto emocional. Cuando les preguntaron qué podían hacer como alumno y alumnas de secundaria, un pequeño grupo empezó a moverse por su cuenta. Una vez que empezaron a trabajar, se dieron cuenta de que además de la guerra en Ucrania, hay muchos otros conflictos menos conocidos en el mundo. Grabaron un video y crearon un cartel que dice no a todas estas guerras. Ni en Ucrania, ni en Siria, ni en Yemen, ni en Palestina, entre otros.

Grito contra la guerra
Grito contra la guerra

Una vez creado el video y el cartel, pidieron permiso para colgar este último en el edificio principal. Para ello, prepararon una carta dirigida a la dirección y se reunieron con Jon Arruti, el director del centro, para comentarlo.

Grito contra la guerra
Grito contra la guerra

Aquí compartimos el escrito y el video elaborado por estas alumnas. Nos parece admirable la empatía que muestran y su pasión por transformar el mundo.

Estimado Equipo Directivo:

Somos estudiantes de 2º de la ESO. Les escribimos para presentar y explicar un proyecto en el que hemos estado trabajando.

Esta idea comenzó un día cuando se nos hizo una pregunta: ¿Qué creéis que podéis hacer como estudiantes de segundo año de secundaria? Se nos permitió quedarnos en clase durante el recreo, donde hablamos sobre lo que pensábamos sobre la guerra y lo que pensábamos que podíamos hacer.

Se nos ocurrió grabar un video para colgarlo en el Instagram de la escuela para mandar un mensaje antibelicista y mandar fuerza a la gente que está sufriendo.

Como se puede ver en el video, no estamos hablando solo de la guerra en Ucrania. La razón de esto es que hay muchas guerras en el mundo al otro lado de Ucrania. Es cierto que la guerra en Ucrania ha hecho aún más visible que las guerras continúen hoy en día, pero los únicos que sufren no son los ucranianos, sino también gente de muchos otros países.

Con todo eso en mente, tuvimos la idea de hacer algo física además del video, porque hay gente que no tiene redes sociales. La idea era hacer unos carteles grandes con el mensaje “No a la guerra” y colgarlos en un balcón del colegio donde fuera visible.

Con este mensaje, queremos pedirles permiso para hacer lo anterior, que es permitir que se cuelguen los carteles en el balcón de la escuela.

Si tiene alguna pregunta sobre cualquier cosa mencionada en esta publicación, no dude en contactarnos.

En espera de su respuesta, un saludo

También podéis ver el video que grabaron en este enlace. Gracias por crear estos hermosos mensajes para aquellos que están pasando por esta terrible situación. ¡NO A LA GUERRA!